Implantación de sistemas de información

La implantación de sistemas de información es un concepto que tiene muchas definiciones y cada una ellas está fuertemente influenciada por el enfoque que se le quiera dar a este proceso. Cornford (1995) explica que la palabra implantación para un programador o ingeniero de software puede significar, el uso de las especificaciones del diseño para la escritura de software mientras que, para un analista de sistemas de información significaría tomar el software y otros componentes para ponerlos a trabajar en el mundo real. Así mismo, un ingeniero diseñador de sistemas puede entender la implantación como los procesos de instalación y puesta en marcha del sistema, el usuario del sistema puede entender el mismo proceso como algo relacionado con la adquisición de conocimiento sobre el funcionamiento del sistema, y la forma en que puede automatizar su trabajo al utilizarlo. El término implantación se usa tanto en el contexto operativo y en el estratégico, para explicar procesos técnicos y organizacionales. Orlikowski (1996) explica que la implantación de SI/TIC puede ser entendida como la reinterpretación del software por parte de los actores en la organización. Checkland y Holwell (1998) sostienen que la implantación de SI/TIC es un proceso de cambio organizacional en el que el criterio clave es la integración. Es decir, la incorporación de las TIC en las organizaciones como una herramienta para el logro de lo fines estratégicos de la misma. Por lo tanto, la implantación es un (interminable) proceso de cambio orientado a la integración de los artefactos tecnológicos en las estructuras sociales y los procesos de la organización.

Referencias

Checkland, P., y Holwell, S. (1998). Information, Systems and Information Systems: Making Sense of the Field. Chichester: John Wiley and Sons. Cornford, A. (1995). Computer-Based Information Systems. London: University of London. External Programme. Orlikowski, W. (1996). Improvising Organizational Transformation Over Time: A Situated Change Perspective. Information Systems Research, 7(1), 63-92.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *