Técnica MOSCOW [2]

La aplicación de la técnica MOSCOW empieza en las primeras reuniones con los clientes o usuarios de negocio. Si bien es cierto, en dichas reuniones no se ha definido completamente todas las funcionalidades de la aplicación. En la explicación que se hace acerca de lo que se espera del sistema, se pueden identificar elementos que posteriormente van a ayudar a definir los requerimientos del proyecto. Estos elementos se van a identificar prestando atención a las siguientes frases que generalmente se presentan en dichas reuniones:

Si no tiene… entonces no funciona.

Esta frase se puede relacionar con la M – MUST de la técnica. Esto debido a que el usuario está indicando que la función a la que hace referencia será clave para que sus actividades se vean beneficiadas por el sistema.

Sería más eficiente si tuviera…

Esto se puede relacionar con la S – SHOULD, ya que están indicando que el producto, servicio o resultado no depende directamente de estas características pero podría ser más eficiente o/y efectiva.

Si no afecta al plan se podría considerar…

Se relaciona con la C – COULD. En este caso el usuario está indicando que existen características adicionales que no se encuentran en la definición inicial de lo que se solicita pero que constituyen elementos de apoyo a su función.

Me gustaría que tuviera…

Esta frase se relaciona con la W – WOULD / WON’T. Esto es claramente un agregado que no corresponde a la definición inicial pero que puede formar parte de un conjunto de mejoras posteriores. Es importante aclarar que lo que se pueda indicar con respecto a las frases anteriormente listadas debe ser sujeto de evaluación. El proceso de levantamiento de requerimientos y priorización de los mismos es iterativo y requiere del consenso de los tomadores de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *