El Efecto Halo [1]

En el correr de los años se desarrollan teorías, métodos, metodologías, procedimientos, guías de mejores prácticas que prometen el éxito, de las iniciativas organizacionales, siempre y cuando se sigan las indicaciones que presentan estos cuerpos del conocimiento. Con respecto a lo anterior se tiene el caso de Los CEOs (Chief Executive Officers) de las grandes corporaciones escriben libros sobre su experiencia en la dirección de empresas y nos invitan a seguir sus consejos para conseguir resultados sobresalientes. Así mismo, los académicos con sus investigaciones de campo buscan generalizar los resultados de sus pruebas hacia la mayoría de las organizaciones. Sin embargo, existen casos en los que las personas que ponen en práctica estas recomendaciones y estudios de campo encuentran que los resultados no son los que esperaban. En consecuencia, muchas de esas teorías nacen, se difunden, ganan adeptos y especialistas y, finalmente desaparecen para ser reemplazadas por otras más “sofisticadas”. Este fenómeno no es nuevo, en los años 70, Richard Feynman hablaba del fenómeno que denominó “Cargo Cult Science” para referirse a prácticas que parecen ser científicas, pero no han seguido el método científico para su construcción. Es importante reconocer que existen también aquellas teorías que se originan en prácticas empíricas pero que son sujetas de experimentación y formalización, lo cual permite que se mantengan a lo largo de los años evolucionen y constituyan los pilares del conocimiento que manejamos actualmente. Ante esta situación, es probable que se presente lo que en 1920, Edward Thorndicke denominó Efecto Halo. Este concepto describe una desviación de la percepción que indica que, si observamos a una persona como exitosa, en consecuencia todas sus acciones se supondrán contribuyentes de dicho éxito. Rosenzweig (2007) indica que este efecto ha sido determinante en el mundo de los negocios y muchos estudios sobre el desempeño de las organizaciones están minados por este problema.

Referencias

Rosenzweig, P. (2007). The halo effect , and other managerial delusions. The McKinseyQuarterly, (1), 77–85.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *